Con el aumento exponencial de contagios, las miradas están puestas en las salas de terapia intensiva de las provincias, que es el talón de aquiles del sistema sanitario para enfrentar al coronavirus. Ante un desborde de casos, pueden faltar camas para pacientes críticos multiplicando la mortalidad de la enfermedad. 

Según información oficial de las provincias, Neuquén y Río Negro son las que están peor, con sus sistemas sanitarios trabajando por encima del 85%. Después vienen Chubut, Santa Fe, San Juan y CABA, con salas de terapia intensiva (tienen respiradores) ocupadas entre el 64% y el 73%. En el caso de Capital Federal, no se explica la falta total de controles ante al aumento de contagios y la progresiva ocupación del sistema de salud. 

En el caso de la provincia de Buenos Aires, se trata de una de las jurisdicciones con mejores porcentaje. Solo el 50% está ocupado, lo que se explica por las notables inversiones en infraestructura que realizó el gobierno del peronista Axel Kicillof. 

Siempre según información de las propias jurisdicciones, Corrientes y Tierra del Fuego, son las provincias que mejores están en el actual rebrote de coronavirus. Sus sistemas sanitarios críticos están ocupados en porcentajes inferiores al 25%.