Alfredo Coto, dueño de la cadena de supermercados, brindó polémicas declaraciones acerca del arsenal encontrado años atras en una sucursal de Caballito, a la vez que negó su responsabilidad por el asesinato del jubilado Vicente Ferrer, quien murió tras haber sido detenido por un custodio y un empleado de uno de los locales de la cadena en San Telmo: “Nadie mató a nadie, averigüen bien lo que pasó”, aseguró.

De la misma manera, en declaraciones a Página 12, desestimó el arsenal en otro local y dijo que la causa judicial "ya fue superada".

En mayo de 2017, en el local de Caballito de la cadena Coto fueron encontradas 200 granadas, 27 armas de fuego y 3800 municiones, explicó que no se trató de “un arsenal” sino que sólo había “escopetas bien registradas en el Renar”.

Pero admitió que eran para los empleados de seguridad, ante posibles saqueos por la crisis social. “¿Ustedes no se dan cuenta lo que pasó de 2001 en adelante en el país?”, contestó

“¿Vamos a ver todos los errores que pudimos cometer con 19 mil empleados y millones de personas que pueden pasar?”, contestó sobre una consulta sobre el homicidio del jubilado que no pago en el local de San Telmo los alimentos.

Insistió en negar la resonsabilidad de la empresa se justificó diciendo que en los medios se publicaron “versiones tergiversadas”.