“Hay que sacar la plata de algún lado. Yo tengo muchas propiedades en la Argentina, muy bien ubicadas y me lo toman como un activo, que ahora ya no es un activo. Si van a cobrar impuesto sobre eso, estamos embromados", aseguró Alfredo Cotto, el dueño de la cadena de supermercados que lleva su apellido. 

La cadena de pagos está rota y, a veces, hay algunos ruidos en cuanto al abastecimiento, aunque no es nuestro caso. Hay empresas que están cerrando, que no pueden pagar. En Tierra del Fuego van a pagar 20% o 30% de los sueldos”, describió sobre la supuesta actual situación. 

El empresario no quiere saber nada con hacer un aporte extraordinario sobre su impresionante fortuna, que creció descomunalmente desde los 90, cuando tenía solo dos carnicerías. Según Cotto, tiene todo declarado en la AFIP y la rentabilidad de los supermercados es menor al 1%. 

Sin embargo, el magnatte no explica cómo hizo para acumular 7 mil millones de pesos, que primero evadió y luego blanqueó gracias a Mauricio Macri. ¿No tiene todo en blanco? ¿No le da plata el rubro? Esa es solo una parte de la fortuna de Cotto, que no quiere que los ricos hagan un esfuerzo superior al resto para enfrentar la pandemia.