El juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, ordenó este jueves el allanamiento de la quinta Los Abrojos, donde reside el ex presidente Mauricio Macri, para acceder a las imágenes de las cámaras de seguridad del lugar con el objetivo de establecer si el ex mandatario violó la cuarentena tras su regreso de su viaje a Europa.

Inmediatamente, dirigentes del macrismo salieron a cuestionar la medida y hablaron de una “persecución contra el ex presidente”. Sin embargo, el juez Culotta ha tenido buenos vínculos con el gobierno anterior.

Como relató este portal en agosto de 2017, Cambiemos impulso en el Consejo de la Magistratura el traslado del juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, al Juzgado Federal Electoral 1 de La Plata, un lugar clave que debía velar por la transparencia de las elecciones, las campañas y los candidatos políticos.

En ese entonces, La agrupación de abogados Ajus había denunciado las vastas irregularidades en la designación, entre ellas la violación del principio de “juez natural”, atento a que Culotta proviene de otra jurisdicción.

Volviendo a la situación actual, la medida fue solicitada por el fiscal federal Jorge Sica, quien primero reclamó al municipio de Malvinas Argentinas que le entregara las copias digitalizadas de los registros de las cámaras de seguridad apostadas en la zona, pero recibió como respuesta de la subsecretaria de Seguridad municipal que en ese lugar solo hay cámaras de seguridad privada.

El ex presidente Macri había regresado de Europa el 3 de septiembre y debía permanecer en estricto aislamiento los catorce días posteriores a su llegada a la Argentina, como medida para evitar la eventual propagación de coronavirus.

El ex jefe de Estado pasó unas vacaciones de más de un mes en Francia y Suiza. Una de las razones por las cuales alegó que debía viajar a Europa fue para asumir formalmente como presidente de la Fundación FIFA, en Zúrich. Desde el exterior, tuvo tiempo de participar en reuniones virtuales de su espacio, así como de alentar y reivindicar las marchas anticuarentena contra el gobierno de Alberto Fernández.

A pesar de tener que cumplir con aislamiento obligatorio, el jueves 10 de septiembre Macri se reunió en su quinta con intendentes bonaerenses del PRO, según reveló uno de ellos a través de un mensaje publicado en la red social Twitter.

"Hoy junto a Ezequiel Galli y Francisco Ratto estuvimos (al aire libre) con @mauriciomacri. Conversamos sobre el presente de nuestro país y compartimos nuestra preocupación por el futuro", publicó el jueves pasado el intendente de Pinamar, Martín Yeza, en su cuenta de Twitter.