La ex panelista de televisión y actual dirigente política Amalia Granata no pasa por su mejor momento. En su primera elección, el año pasado, había logrado una cosecha récord de votos representando a los pañuelos celestes. Logró meter seis diputados en la Legislatura de Santa Fe.

Sin embargo, en menos de un año, su caudal quedó reducido a un monobloque, que integra ella sola... Este viernes, la diputada Betina Fiorito, la única que la seguía acompañando, también pegó el portazo y armó otro monobloque.

"Decidimos conformar un nuevo bloque legislativo bajo el nombre Somos Vida Santa Fe. La decisión, de estrictas razones políticas, cuenta con el apoyo de dirigentes políticos, militantes, referentes sociales", anunciaron en el espacio de Fiorito.

Todas las miradas apuntan contra Álvaro Zicarelli, el súper secretario privado de Granata, que sería que toma las decisiones de la ex bailarina. Zicarelli trabajó para Gabriela Michetti en el Senado de la Nación pero la entonces vicepresidenta lo echó de la Cámara por haber aparecido en las redes sociales y medios insultando a Cristina Kirchner. Luego, pasó a trabajar para Amalia Granata en su candidatura santafesina.