María Ferreyra, tía de Facundo Ferreyra, el nene de 12 años baleado por la espalda en Tucumán el pasado 8 de mayo por los policías Nicolás González Montes de Oca y Mauro Díaz Cáceres, que luego darían positivo en sustancias como cocaína y marihuana, dialogó con el programa Rompiendo Moldes de AM530.

“La policía difamó mucho” dijo al ser consultada por las versiones que aseguraban que Facundo andaba armado. “Jamas manejó un arma” sentenció al respecto. “No era como dice la sociedad que desde el primer día lo discriminó” señaló María, y agregó que en el barrio donde viven es discriminada por ser “un barrio humilde” y “porque somos negros”. “Todos los pibes que andan de gorrita ya son chorros”, ironizó.

Además, afirmó que le balearon la casa, que es cierto que mandaron efectivos de la policía a hacerlo, y que tanto ella como el resto de su familia, incluido su sobrino de 10 años, sufrieron y sufren amenazas: “Amenazaron a mi mama, le dijeron que se calle la boca porque iba a terminar igual que Facundo” contó, y relató que la misma frase le dijo el hermano del agente Montes de Oca a su sobrino Mauro de 10 años en tribunales. “A mi sobrino también le dijo el hermano de Montes de Oca que se calle la boca porque va a terminar igual que Facundo”, denunció.

Más adelante, la abuela de Facundo, Mercedes del Valle Ferreira, aceptó charlar con el cura Juan Carlos Molina, conductor del programa, a quien con la voz quebrada le reconoció que está “mal”: “Hace 4 meses que tengo un vació tan grande que me dejaron desde que murió Facundo. No se cómo sigo de pie porque él era mi chiquito que dormía conmigo, y al matarlo me quitaron la mitad de mi vida” lamentó.

En el mismo tono la abuela del nene asesinado por la policía de Tucumán pidió que los agentes Nicolás González Montes de Oca y Mauro Díaz Cáceres estén presos y que los saquen de la fuerza, “para que no haya otro Facundo más”.