El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, reconoció este sábado que queda mucho trabajo por hacer en su área y que los focos están puestos en Rosario y en el Conurbano bonaerense. "Yo no soy de los que miran mucho para atrás, no tengo que hacer parangones; hay cosas que se habrán hecho bien y otras en las que no estaré de acuerdo pero el objetivo mío es ver cómo nosotros, con los recursos que tenemos, nos ponemos a trabajar", dijo.

En ese sentido, se refirió a la situación que se vive en Rosario, Santa Fe: "Es complicado por la presencia de determinados personajes" y remarcó el envío a la ciudad santafesina de "575 efectivos, hombres y mujeres de la Gendarmería muy avezados, esperando instrucciones específicas" de parte de la Justicia.

Y añadió que lo mismo está haciendo la Policía Federal, preparándonos para la lucha contra el narcotráfico, dijo que se realizaron allanamientos exitosos y reconoció que "hay que seguir trabajando".

"En el Conurbano estamos trabajando fuertemente con presencia en estaciones de trenes y de colectivos para evitar arrebatos, robos, lo que sea al que va a trabajar y que lo haga con tranquilidad", indicó.

El funcionario sostuvo que "estamos trabajando con unos 6 mil hombres y mujeres para cumplir con ese cometido" y añadió que "somos muy optimistas pero falta mucho todavía".

"Tenemos que prestar mucha atención a la seguridad ciudadana, es uno de los dos temas que nosotros tomamos como inicio y lo he charlado con el presidente, y tenemos charlas permanentes para que sepa que no nos hemos quedado un solo segundo quietos", reveló.

Ante la consulta sobre si falta más presencia de efectivos en las calles, Fernández fue categórico: "Mucho falta, mucho. Estamos trabajando, renovando lugares, buscando alternativas y trabajando fuertemente para estar presentes".