El flamante ministro de Seguridad, Aníbal Fernández no perdió un segundo este lunes y tomo las riendas de la cartera de Seguridad. En su primera reunión, tomó distancia de Sabina Frederic, su antecesora, quien había mantenido un conflicto con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, en torno al envío de fuerzas federales a esa provincia.

"Tenemos que lograr toda la información que estamos necesitando para antes de fin de año tener conclusiones para ver las mejores formas de actuar. Por eso la reunión con el Gobernador -Omar Perotti- ha sido muy importante y la reivindico", señaló al retirarse del ministerio.

"Es un tema de analizar complejo, donde hay situaciones que son de público conocimiento. Hablamos de delitos complejos. Nuestras fuerzas están preparadas para ese análisis y tenemos que lograr que se pueda volcar al papel y se pueda cuantificar lo que pasa", comentó y descartó que en Santa Fe haya un “narcoestado”: "Hay cosas irregulares y por eso estamos trabajando, tenemos muy buenos profesionales para eso".

Tanto Fernández como Perotti quedaron en seguir conversando de cara a trabajar de forma articulada en una provincia con muchos problemas de seguridad. Para Aníbal fue mostrar una pequeña distancia con su antecesora en la gestión.