Apenas dos semanas después del envío de armas del gobierno de Mauricio Macri a los militares que derrocaron a Evo Morales, el entonces embajador en Bolivia Normando Álvarez García agasajó a los golpistas en la sede diplomática argentina. Escándalo internacional. 

Según pudo reconstruir El Destape, el 29 de noviembre de 2019 concurrieron a un encuentro en la embajada argentina el alto mando militar que apoyó a la dictadora Jeanine Áñez y el ministro de Defensa golpista Fernando López Julio, hoy prófugo de la Justicia. De acuerdo a las fuentes consultadas, también estuvieron militares estadounidenses, peruanos, brasileños y ecuatorianos (Ecuador también envió armas a Bolivia). Por ese entonces, además, el gobierno de Macri reconocía a Áñez y su canciller negaba la existencia de un golpe de Estado. 

¿Cuál fue la razón del encuentro, que comenzó cerca del mediodía? La despedida del capitán Miguel Alonso de la agregaduría militar argentina. Alonso fue “Agregado Naval a la Embajada Argentina y Jefe de la Misión Naval en el Estado Boliviano” entre noviembre de 2017 y diciembre de 2019. Fue nombrado mediante el decreto 876/2017, el 30 de octubre de aquel año, contó El Destape. 

El anfitrión del nutrido encuentro fue nada menos que el embajador Normando Álvarez García, actual ministro de Trabajo de Jujuy, quien recibió la carta de agradecimiento del Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Terceros Lara, que hizo explotar el escándalo que amenaza con tener consecuencias internacionales. Si la causa avanza en Bolivia podrían llamar a declarar a ex funcionarios del gobierno macrista, entre ellos, el propio Macri. No hay un antecedente similar en la historia del país.