El Gobierno manifestó su “enérgico rechazo” a la realización de ejercicios militares en las Islas Malvinas por parte del Reino Unido y afirmó que se trata de “un deliberado apartamiento de los llamamientos de las numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales para reanudar las negociaciones, a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía”.

La Cancillería argentina informó en un comunicado que el Gobierno “ha tomado conocimiento de que durante los últimos días el Reino Unido ha realizado, una vez más, ejercicios militares en las Islas Malvinas”.

En esas maniobras, sostuvo el parte, participaron “soldados del Grenadiers Guards y del Scots Guards en conjunto con fuerzas de la Royal Navy de la Royal Air Force” y se consignó que forman parte del “despliegue militar de ocupación ilegal del Reino Unido en las Islas Malvinas”.

“La República Argentina, a través de la Cancillería y la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, rechaza en los términos más contundentes la realización de estas maniobras militares en territorio argentino ilegítimamente ocupado”, expresó el informe.

Además, manifestó que las maniobras constituyen “una injustificada demostración de fuerza” y un “deliberado apartamiento de los llamamientos de las numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales”.

Esos llamamientos, recordó la Cancillería, instan a la Argentina y al Reino Unido a “reanudar las negociaciones, a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía que involucra a ambos países en la Cuestión de las Islas Malvinas”.

El Palacio San Martín expresó que “lamenta” que en tiempos en que la humanidad “tiene que unir fuerzas y juntar todos los recursos disponibles para combatir al Covid 19”, se dediquen esfuerzos “sin sentido a cuestiones militares”.

En esa línea, Cancillería manifestó que la presencia militar británica en las islas “se contrapone categóricamente con la permanente voluntad” de Argentina de resolver la controversia “por medios pacíficos, de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas”.

“El Gobierno argentino reafirma una vez más su soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes que forman parte integrante del territorio nacional de la República Argentina”, destacó el comunicado.

Para Finalizar, Buenos Aires reiteró que se trata de una controversia de soberanía que debe ser resuelta de manera bilateral entre ambos países  y sostuvo que “reafirma su disposición a reanudar las negociaciones”.