Tras un acuerdo entre el Ministerio de Salud de la Nación y el Hospital Hadassah, la vacuna israelí “BriLife” realizará parte de sus ensayos de fase 3 en el país. La idea es que luego de confirmar su seguridad y eficacia pueda ser elaborada en Argentina y distribuida en todo el mundo.

La jefa de Gabinete del Ministerio de Salud, Sonia Tarragona, remarcó: “Hay acuerdo, en los próximos días se avanzará en pulir la letra fina, de ultimar detalles, para avanzar en las pruebas de su candidato vacunal en nuestro territorio. Para la producción aquí es un poco más complejo porque primero les tienen que dar bien los ensayos, aunque la realidad es que está todo dado para fabricarla aquí a mediano plazo también”.

Para la prueba elaborada inicialmente por el Hospital Hadassah y el Instituto Israelí de Investigación Biológica, se requiere de la participación de 40 mil voluntarios de distintos países.

En lo inmediato, Argentina podría aportar personas de 18 a 59 años para probar BriLife. La idea es que en el mediano plazo, el país pueda comenzar con la producción local.

Fuente: Política Argentina