Tiempo después de que Axel Kicillof anunciara la suspensión del tarifazo que ya había aprobado la ex gobernadora María Eugenia Vidal, un gran apagón cubrió gran parte del conurbano bonaerense y la ciudad de Buenos Aires. Según datos oficiales del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), son más de 70 mil usuarios los que no tienen suministro eléctrico.

“Esto coincide con el anuncio de Axel Kicillof”, señaló Pablo Sercovich, de la Asociación Civil Argentinos en Red en diálogo con Crónica TV. “Estamos parados frente a una compulsa de intereses. Por un lado, los de las empresas intentando maximizar su rentabilidad, por el otro, la del nuevo ejecutivo que está intentando hacer valer el derecho de los usuarios”, aseguró.

En ese sentido, el flamante gobernador anunció durante su asunción que derogará el último aumento de la electricidad dispuesto por María Eugenia Vidal. Kicillof aseguró que "si una tarifa no puede ser pagada por un jubilado, no es tarifa, es un saqueo", en referencia a las empresas energéticas. Sostuvo que "la Corte Suprema, en un fallo de 2017, dijo que las tarifas tienen que ser razonables, que las empresas tengan una rentabilidad normal", y "que todos puedan abonar esas tarifas".

Kicillof prometió dejar sin efecto el aumento de las tarifas programado para enero, que impactaría en una suba del 25 por ciento en los servicios. Según las propias palabras del gobernador, una vez conocido el resultado de las elecciones, Vidal “decretó para los primeros días de enero un aumento del 50 por ciento de la distribución, que representaría un aumento del 25 por ciento de las tarifas en todos los hogares”. En la misma frase, anunció: “Quiero decir que ese aumento lo vamos a dejar sin efecto”.

Youtube Crónica TV

Tanto Edesur, como Edenor, los grandes ganadores del macrismo, pertenecen en parte a Marcelo Mindlin y Nicolás Caputo, amigos del presidente Mauricio Macri. "Macri es dueño de una parte importante de Pampa Energía y por lo tanto se favorece en forma directa con los tarifazos y demás empresas de energía y gas", denunció el diputado nacional Rodolfo Tailhade durante un apagón de 2018.

Por su parte, en un comunicado Edesur aseguró que “una falla en alta tensión afectó el servicio de distribución eléctrica con cortes parciales en los barrios de Balvanera, Almagro, Boedo y San Cristóbal en la Capital Federal”. “Los problemas se originaron a partir de una salida de servicio en dos cables de alta tensión -durante la madrugada y tarde de hoy- que involucran a las subestaciones Azopardo, Pozos, Once e Independencia. El incidente no está relacionado con la demanda de los usuarios debido al calor”, se justificó la empresa.