En medio de los fuertes controles que se realizan en Mar del Plata para evitar las fiestas clandestinas en el marco de las restricciones sanitarias por el coronavirus, un oficial de policía fue asesinado de un disparo este domingo cuando estaba en medio de una persecución a un grupo de personas que salían de una fiesta clandestina en el barrio El Jardín de Stella Maris.

La víctima fue identificada como Diego Rosales, de 30 años, mientras que por el hecho fue detenido un hombre de 69 años, acusado de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego".

El oficial junto a un compañero de la Comisaría Quinta acudieron a desbaratar una fiesta clandestina en Jorge Newbery y Pesquero Narwal, en el sur de la ciudad balnearia, pero cuando estaban en camino al lugar observaron que un taxista era agredido por un grupo de jóvenes que habían salido de ese lugar, según informaron.

Los efectivos comenzaron una persecución contra los agresores, quienes ingresaron a una casa ubicada en Pesquero Quovadis al 3700. Fue en ese momento que uno de los jóvenes, quien portaba un arma de fuego a la altura de la cintura, hizo caso omiso a la voz de alto impartida por los policías por lo que los oficiales decidieron ingresar a la vivienda.

Allí el propietario, un hombre de 69 años, disparó contra Rosales, que pese a haber sido asistido de inmediato, falleció camino al Hospital Privado de Comunidad.

Además de la detención del propietario de la casa, la Justicia de menores imputó a varios adolescentes por violación de domicilio.

Fuente: Minuto Uno