La Universidad de Oxford retomó este sábado los ensayos clínicos de su vacuna AZD1222 contra el coronavirus que desarrolló junto a la farmacéutica AstraZeneca, después de frenarlos el pasado viernes debido a la aparición de un efecto secundario nocivo en uno de los participantes.

“El proceso de revisión independiente concluyó y, siguiendo las recomendaciones tanto del comité de revisión de seguridad independiente como del regulador británico, los ensayos se reanudarán en el Reino Unido”, explicó en un comunicado.

"A nivel mundial, unas 18 mil personas recibieron las vacunas del estudio como parte del ensayo. En ensayos grandes como este, se espera que algunos participantes se sientan mal y cada caso debe evaluarse cuidadosamente para garantizar una evaluación cuidadosa de la seguridad”, se argumentó. De ellos, solo uno desarrolló una mielitis transversa.

“Estamos comprometidos con la seguridad de nuestros participantes y con los más altos estándares de conducta en nuestros estudios y continuaremos monitoreando la seguridad atentamente”, continúo el comunicado.

Sobre el freno en los ensayos, se expone que “el proceso de revisión estándar provocó una pausa en el estudio de la vacunación en todos nuestros ensayos globales para permitir la revisión de los datos de seguridad por un comité de revisión de seguridad independiente y los reguladores nacionales. Todas las citas de seguimiento de rutina continuaron con normalidad durante este período”.

Fuente: Minuto Uno