Entre exenciones por cambios en las retenciones e impuestos el Estado, durante la gestión del presidente Mauricio Macri, el Gobierno le perdonó al sector privado unos $691.000 millones, según asegura un informe elaborado por la consultora Proyecto Económico, que conduce Fernanda Vallejos.

 

“Desde 2016 se produjeron diversas modificaciones impositivas que tuvieron, en general, efectos distributivos en un sentido regresivo y, además, una merma recaudatoria, restando márgenes de maniobras al Estado Nacional para que ponga en marcha políticas orientadas a los sectores más vulnerables y/o al incentivo de programas contracíclicos que promuevan el consumo interno y la producción”, explica el documento.

Y profundiza: “Entre las principales modificaciones que ha promovido el Ejecutivo cabe destacar aquellas que impactaron sobre los derechos de exportación (primero disminuyéndolos o eliminándolos y después definiendo una cantidad fija en pesos), la reducción en las alícuotas en el impuesto a los Bienes Personales y el establecimiento de un mínimo no imponible para las contribuciones patronales”.

Así, según la consultora, “en valor presente se observa que estas modificaciones representaron para el Estado Nacional un costo de $690.000 millones, es decir que en la práctica (tomando en cuenta las marchas y contramarchas del Gobierno), se produjo una transferencia millonaria de recursos del Estado Nacional al sector privado, por lo que dejó de recaudar durante estos casi cuatro años”.

“Esta política impositiva benefició fundamentalmente a las empresas (vía cargas patronales), a los exportadores agropecuarios (mediante la rebaja en las retenciones) y a las personas físicas de mayores ingresos (por la reducción de la alícuota de Bienes Personales)”, insiste la consultora de la diputada nacional.

Eso ocurrió mientras el Estado ajustó sobre las prestaciones sociales más elementales, como salud o jubilaciones. Como se ve: un ajuste para muchos que benefició a unos pocos.