A 45 días del hallazgo del cuerpo de Facundo Astudillo Castro en una zona pantanosa de cangrejales de Villarino a la vera de la ruta 3, la jueza federal del juzgado Federal nº2, de Bahía Blanca, María Gabriela Marrón, recibió los resultados de la autopsia realizada por el prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense. 

"Dichos resultados permiten aseverar, con el rigor científico necesario, que la muerte de Facundo José Astudillo Castro se produjo por asfixia por sumersión (ahogamiento)", aseguró la pericia. Sin embargo, no pudo determinar si el joven fue asesinado, se suicidó o tuvo un accidente. 

"La sumersión (mecanismo asfíctico) es la causa de muerte por obstrucción de la vía aérea por el ingreso de líquidos durante el proceso de respiración bajo el agua, generando el ahogamiento (asfixia mecánica)", describieron.

E insistieron: "Se trató de una muerte violenta, por no ser natural. El avanzado estado de esqueletización del cadáver limitó las posibilidades de conocer el modo de la muerte, no pudiendo la ciencia forense determinar con rigor científico si se trató de uno u otro modo de muerte violenta: suicida, homicida o accidental". 

Sin embargo, el estudio reveló que "los restos óseos estudiados no presentaban lesiones vitales, de origen traumático, ni otras antemortem (previas a la muerte)". Además, "en las diferentes piezas óseas observadas, y mediante el estudio de imágenes radiográficas, no se evidenciaron estructuras de densidad metálica, similares a elementos que puedan corresponderse con aquellos que producen injurias o lesiones (como por ejemplo proyectiles de arma de fuego, segmentos de arma blanca, entre otros)". Estos últimos elementos podrían servir a la hipótesis de la defensa de los policías de la Bonaerense imputados en la causa judicial.