En un día con nuevo récord de contagios, la oposición no tenía mucho margen para rechazar que las elecciones 2021 se postergaran un mes, tanto las PASO como las generales. Serían en septiembre y noviembre, respectivamente, donde el clima es un poco más favorable. 

Más allá de los discursos encendidos de la oposición, el proyecto podría avanzar sin mayores problemas ya que lo sectores razonables del macrismo coinciden en los planteos del gobierno. Ante la segunda ola de coronavirus, que parece imparable, es sensato correr sobre todo las PASO, que deberían ser en agosto, con un clima más frío. 

La semana que viene continuarán las negociaciones que lleva adelante de parte de Casa Rosada el ministro del Interior, Wado de Pedro. Algunos sectores del propio oficialismo quieren incluso que las PASO no se hagan este año. En ese sentido, se expresó públicamente el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. 

Además, desde la oposición buscarán negociar la boleta única, un reclamo histórico de algunos sectores radicales. Habrá que ver si en estas elecciones se hacen cambios en ese sentido.