El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, dejó de lado las duras acusaciones del intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, para participar del 58° Fiesta Nacional de la Flor que se desarrolla en el municipio del nordeste de la provincia de Buenos Aires.

“Este es un día muy importante por muchos factores, entre ellos por la posibilidad de realizar una feria sobre una actividad que genera muchos recursos y empleo en nuestra Provincia”, destacó Kicillof. 

De esta manera, el mandatario recorrió la exposición que tendrá su inauguración oficial esta tarde y cuenta con casi 100 representantes de la producción florícola, un sector que se concentra en un 50% en la provincia de Buenos Aires. Se estima que la actividad brinda trabajo directo a 8.000 personas en el sector primario, en tanto que la ocupación asciende a unas 20.000 si se consideran la logística, la comercialización, los paisajistas y los kioscos especializados.

El encuentro entre Kicillof y  Sujarchuk. significó una foto de unidad, luego de que el alcalde criticara que “Kicillof casi no hizo campaña. Se lo vio hasta guardado antes de las PASO". ncluso, el jefe Comunal se animó a aventurar que “no hay manera de revertir en noviembre la derrota de las PASO”, una clara postura de ruptura con el oficialismo, quizás por un cargo impago.

Sin embargo, el Gobernador no entró en la disputa y se mostró enfocado en las elecciones generales del 14 de noviembre. En la recorrida, Kicillof también estuvo acompañado por la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez; su par de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez; y el presidente de la Sociedad Civil Fiesta de la Flor, Tetsuya Hirose.