El ministro de Seguridad bonaerense unificó el mando de todas las policías que operan en la provincia de Buenos Aires en una única jefatura que está a cargo de un uniformado. 

Mediante el decreto 141/2020, que tiene efecto retroactivo al 11 de diciembre de 2019, Berni creó la Jefatura de Policía como "organismo de conducción superior de las Policías de la provincia de Buenos Aires".

De este modo, el funcionario se reemplaza en la estructura ministerial a la Superintendencia General por la Jefatura de Policía, que continuará a cargo de Daniel García.

En paralelo, se creó la Subjefatura de la Policía, que está bajo el mando de Jorge Figini, en lugar de la Subcoordinación General, ambas bajo las órdenes directas de Berni.

Entre las misiones del jefe de policía se encuentra la coordinación estratégica, dirección, control y supervisión de la actividad operativa de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Entre las actividades a resaltar está la de "supervisar, controlar y coordinar el desenvolvimiento de la totalidad de los sectores policiales", como así también,  "intervenir, de acuerdo a las instrucciones generales y particulares que imparta el Ministerio de Seguridad".

También el jefe policial tiene la potestad de entender en las cuestiones de carácter disciplinario, y de formación y capacitación, e intervenir en toda cuestión vinculada a las policías de carácter interjurisdiccional.