Al igual que en la Argentina de Mauricio Macri, los ciudadanos de Bolivia atraviesan un desproporcionado tarifazo en sus boletas de luz, agua y gas. A días de cumplirse un mes del golpe de Estado contra el presidente depuesto Evo Morales, el gobierno de facto de Jeanine Áñez autorizó un tarifazo que elevó las boletas a más del 500%.

Ciudadanos de Bolivia convocando a una marcha pacífica contra el tarifazo del CRE
Ciudadanos de Bolivia convocando a una marcha pacífica contra el tarifazo del CRE

Tal como se observa en el video, ciudadanos bolivianos denuncias que facturas que hace meses alcanzaban los 900 pesos bolivianos ahora subieron a 3000. Otras de 800 alcanzan los 1500 bolivianos.

"Yo no sé como están leyendo los medidores", dice una ciudadana que alcanzó a quejarse frente a las cámaras que se encontraban cubriendo los reclamos del tarifazo al servicio eléctrico que brinda la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE), de Santa Cruz.

Ante esta situación, un grupo de damnificados decidió acampar frente a la cooperativa, que horas despues anunció que implementará, producto de los reclamos, un plan de pago para cada situación. 

"¿Dónde está Camacho?", reclamó una damnificada en dirección al referente de la elite boliviana que apoyó y perpetró junto a Añez el golpe de Estado el pasado 10 de noviembre de ese año.

Los tarifazos son familiares para la Argentina. Lo mismo sucedió con la llegada del presidente Mauricio Macri, que a pesar de las miles de protestas en la calle el constante aumento de tarifas de los últimos 4 años no cesó y lleva un aumento de más del 1800%, 19 veces más que en 2015.