El dato aparece en una resolución firmada ayer martes por Ramos Padilla, donde señala que Etchebest fue escuchado en una causa por estafa a cargo del juez federal Claudio Bonadio, quien fue denunciado por el empresario y es investigado en el expediente de Dolores. Ramos Padilla resolvió enviarle un oficio a su par de Comodoro Py en el que le pide el expediente “ad effectum videndi”, es decir para analizarlo. Según surge en el texto, los ex policías Ricardo Bogoliuk (también ex agente de la Agencia Federal de Inteligencia) y Aníbal Degastaldi, que están presos en esta causa, habrían dado alguna pista sobre esta situación.

En sus indagatorias contaron qué D’Alessio les había dicho: “Tengan cuidado con el viejo (por Etchebest) porque tiene el teléfono intervenido”. “Todo hace pensar que seguían a Pedro Etchebest desde antes. Él nunca fue citado en relación a esa causa. Tendremos que ver si D’Alessio usó esto para la extorsión”, dijo Natalia Salvo, la abogada del empresario. Las fechas por las cuales se pinchó el teléfono de Etchebest fue durante nueve meses del año 2016. Nunca hubo un llamado a indagatoria del empresario y la duda es saber si esa información fue entregada por el juez Bonadio a D’Alessio para la extorsión.

Paralelamente, el juez Ramos Padilla rechazó la designación del abogado Juan Martín Cerolini como defensor del fiscal federal Carlos Stornelli, ya que venía representando a otro imputado, Carlos Liñani, y entre ambos hay “intereses contrapuestos”, al menos aparentes. Stornelli de hecho había querellado a Liñani por invocar su nombre al presionar a un ex secretario de Cristina Fernández de Kirchner. Como ya preveía este desenlace, la semana pasada el fiscal rebelde nombró a otra abogada, por lo cual el 29 de noviembre el fiscal rebelde deberá presentarse a indagatoria después de haber faltado a seis citaciones.

La resolución de Ramos Padilla también revela que Bonadio le reclamó que se inhiba de seguir investigando maniobras vinculadas a la causa sobre Gas Natural Licuado (GNL), así como los aportes de D’Alessio en ese expediente. En rigor, el juez de Dolores investiga a su colega por ese caso. Es una de las causas donde fueron detenidos Julio De Vido y Roberto Baratta, a quienes en un comienzo se les imputaron sobreprecios millonarios, pero luego se supo que el informe pericial en que se basaba aquella decisión, firmado por David Cohen, era trucho. Usaba una tesis de estudiantes chilenos y un parámetro estadounidense de cálculo completamente ajeno a la Argentina. Cohen está procesado por falso testimonio. Después de aquel golpe al expediente, apareció D’Alessio con otro enfoque y con datos que se llevó de su paso por Enarsa. Ramos Padilla, en respuesta, le dijo que todavía espera las copias de expediente, que le serán necesarias para resolver su nuevo planteo.

Luego de la presentación de Stornelli, se espera para el 3 de diciembre la presentación de Marcelo D’Alessio, quien dio a entender que “quiere convertirse en arrepentido”, por lo cual deberá contar sin fabulaciones el entramado de la red ilegal de espías que integraban funcionarios del gobierno, de la Justicia y periodistas con la sola intención de perseguir a la ex presidenta y de paso extorsionar empresarios para obtener dinero ilegal rápido.

Fuente: Info135