Ante la contundente exposición del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, en Diputados, tanto el fiscal Carlos Stornelli como la diputada Elisa Carrió lanzaron presentaciones judiciales contra Marcelo D’Alessio y funcionarios de la oposición, a los que señalan de participar de “un complot”.

En ese sentido, ahora el juez Julián Ercolini le pasó a Claudio Bonadío la denuncia del fiscal Carlos Stornelli contra el operador judicial, que de aceptarla debería investigarse a sí mismo.  Es que el empresario Pedro Etchebest declaró que, según D'Alessio, Bonadío fue nombrado como parte del circuito de extorsión que investiga Ramos Padilla.

En ese contexto, la fiscal Alejandra Mangano entendió que el objeto procesal se ampliaba y coincidía con la denuncia que radicó la diputada Elisa Carrió en Comodoro Py. En esa denuncia, Carrió y las legisladoras de su espacio, Mariana Zuvic y Paula Oliveto, acusaron a la ex presidenta Cristina Kirchner, al ex embajador Eduardo Valdés, a D'Alessio, a los ex comisarios Ricardo Bogliuk y Aníbal Degastaldi, y al juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla de estar atrás de una "conspiración para hacer caer la Causa Cuadernos".

Si Bonadío no acepta quedarse con la causa, se trabará una cuestión de competencia entre los jueces y el encargado de resolverla será el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun.