La Justicia Federal de Brasil exigió que Lula Da Silva fuera liberado por "no existir" fundamentos jurídicos para su detención. De ese modo, respondió a un hábeas corpus presentado el viernes por tres diputados del Partido de los Trabajadores (PT).

El recurso fue concedido por el juez de segunda instancia del Tribunal Regional Federal de la 4ta región, Rogério Favreto, y suspende la ejecución de la pena de 12 años y un mes por el caso de corrupción alrededor del departamento en San Pablo. La liberación tendría lugar hoy mismo.

Por su parte, el juez Sergio Moro, que condenó a Lula, se opone a la decisión del Tribunal y busca rechazar la liberación del dirigente político. Según Moro, esa cámara no tiene competencia en la causa. ¿Se viene una nueva batalla judicial?

Lula es el principal dirigente opositor de Brasil y el máximo candidato en las próximas elecciones presidenciales. Se lo había condenado por la supuesta compra de un departamento, que sería parte de una coima. El juez que lo sancionó no pudo demostrar que esa propiedad fuera del ex mandatario.