Este viernes en muchas ciudades de Brasil como Río de Janeiro, San Pablo, Porto Alegre, fueron escenario de masivos cacerolazos contra el gobierno de Jair Bolsonaro. La insólita desidia con la que manejó la llegada de la pandemia del coronavirus al país vecino que continuó con la renuncia del ministro de Salud y la flamante renuncia del ministro de Justicia, Sergio Moro, aliado de Jair Bolsonaro y protagonista del escandaloso caso del Lava Jato que culminó con la prisión del ex presidente Lula Da Silva, mantienen al mandatario en la cuerda floja. 

En ese contexto, barrios centrales de las metrópolis mencionadas y también de Salvador, Recife y Paraná, entre otras, tenían este viernes como banda de sonido el rugir de las cacerolas, a las que se sumaban gritos desde ventanas y balcones contra el líder ultraderechista.

xxrol on Twitter
eu on Twitter
♀️Adria Pena🚩 on Twitter
E.T. da Terra Plana on Twitter
Vanessa Kym on Twitter
Fabio Martins on Twitter
Rosana Hessel on Twitter
João Pedro de Sousa Lapa on Twitter
Tereza Emilia ✊🏼🌹 on Twitter
BelezaPura on Twitter
Tomasina Antifa ⛳ on Twitter
eu on Twitter
Henrique Alvarenga 🌹 on Twitter
Franciele Ferreira on Twitter
MATHEUS on Twitter

Según un cable de la agencia Télam, el presidente de Brasil fue acusado por el renunciante ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro de haber cometido delitos de intervención política en las investigaciones de la Policía Federal y de alteración de un decreto por el que el mandatario echó en las últimas horas al jefe de esa fuerza.

En tanto, el dólar avanzaba 2,7 por ciento cotizado a 5,67 reales, el mayor nivel de la historia, mientras que el índice Bovespa de la Bolsa de Valores de San Pablo caía más del 5 por ciento tras la renuncia de Moro, que abre la mayor crisis política en Brasil desde que Bolsonaro llegó al cargo, en 2019.