Es insólito lo que pasa en Brasil. Renunció Nelson Teich, el ministro de Salud, quien había asumido hace menos de un mes. Su salida tiene que ver con diferencias con el presidente Jair Bolsonaro sobre cómo enfrentar al coronavirus. La dimisión fue anunciada por el propio Ministerio de Salud en una breve nota oficial que solamente informó sobre la dimisión y anunció una rueda de prensa para esta tarde.

Ocurre que el gigante sudamericano tiene ya 14 mil muertes, mientras el presidente no se toma en serio la situación. Se muestra rodeado de gente, mientras habla de "gripecita" y critica la cuarentena. Hasta hace poco, era el modelo a seguir por la oposición argentina. 

Hace solo dos meses, Brasil tenía su primera muerte. En 60 días la situación se ha salido de control y nada parece que vaya a detenerse. Las muertes se cuentan de a mil por días. Mientras, la economía se está derrumbando, como ocurre en los países que han optado por la cuarentena. Es decir: no es cierto que el método de Bolsonaro para evitar una caída de la producción.