La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), vinculada al Ministerio de Salud de Brasil, alertó este miércoles del colapso hospitalario por la pandemia en Brasil, que en la última semana se profundizó en Brasilia y 17 estados, donde la ocupación de sus camas de terapia intensiva para pacientes con coronavirus es superior al 90%. Además, otros siete estados se encuentran con 80% de ocupación de las camas de terapia intensiva.

El informe oficial indica que la situación es peor que hace dos semanas, cuando había 15 estados, los más poblados, en colapso, luego de haber batido un récord este martes de 3.780 fallecidos en un día, 1209 en San Pablo, el estado más rico del país y con población similar a la de Argentina.

Fiocruz, principal laboratorio público que está produciendo localmente la vacuna de anglo-sueca AstraZeneca-Oxford, alertó sobre la "dificultad de ampliar nuevas camas de UTI para atender al acentuado crecimiento de la demanda", informó la Agencia Télam. 

En este reporte se agregó también un alerta que empeora la situación: además de existir pacientes de Covid-19 que fallecieron a la espera de una cama, existe el riesgo de desabastecimiento de insumos hospitalarios necesarios para intubaciones.

El estado que menos presión tiene actualmente es Amazonas, que ya registró dos colapsos sanitarios y funerarios, el último en enero, por la falta de oxígeno en la red de hospitales de su capital, Manaos, y municipios vecinos.

"En este nuevo nivel de pandemia, la situación ha cambiado drásticamente. Si Manaos con el colapso de su sistema de salud constituyó una alerta de lo que podría suceder en otros estados, la situación en San Pablo es una alarma de cuánto más profunda y duradera puede ser esta crisis de lo que se imaginaba hasta entonces", dice el informe de los científicos de Fiocruz.

Sobre las cuarentenas y el toque de queda adoptados en varios estados, los especialistas explicaron que "aún no han producido efectos significativos en la tendencia alcista de todos los indicadores que se han monitoreado", porque "estos indicadores siempre están fuera de tiempo".

En ese sentido, los investigadores reafirman la necesidad de combinar acciones como la restricción por 14 días, ajustar la oferta de camas y la ampliación de las acciones de salud en atención primaria, con un enfoque territorial y comunitario para revertir la dramática situación actual. 

Para los científicos de Fiocruz, 14 días es el tiempo mínimo necesario para reducir significativamente las tasas de contagio y un 40% del número de infectados y reducir la presión sobre el sistema de salud.