Este miércoles, el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata juzgó a un total de 17 genocidas por los casos de 84 víctimas de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar, en el centro clandestino que funcionó en la Brigada de Investigaciones de San Justo, Partido de La Matanza, ubicada en Salta 2450, y cuyo accionar fue conjunto con la Comisaría 1ª.

Entre los condenados, se encuentra Miguel Etchecolatz, que sumó su octava cadena perpetua. La misma pena se aplicó a otros 9 represores que cometieron secuestros, torturas y crímenes, informó la Agencia Télam. 

Al momento de escuchar la pena, Etchecolatz se puso de pie y mostró, colgado de su cuello, un cartel blanco con la leyenda: "Señor Jesús, si me condenan es por haber defendido tu causa".

El veredicto del juicio oral y público que comenzó el 2018 se conoció luego de las audiencias que se realizaron de modo virtual por la pandemia. La sentencia fue transmisión en vivo.

A su vez, el Tribunal integrado por Pablo Vega, Nelson Jarazo y Alejandro Esmoris, impuso la pena de prisión perpetua para el exministro de Gobierno bonaerense Jaime Smart; el excapitán del Destacamento de Inteligencia 101 Emilio Herrero Anzorena; y el exjefe de la Sección Reunión Interior del Destacamento de Inteligencia 101 de La Plata, Carlos María Romero Pavón.

También fueron condenados a esa pena el exjefe de contrainteligencia Ricardo Fernández; el exjefe de la Policía Bonaerense Leopoldo Baume; el exguardia Raúl Carballo; Héctor Carrera y el exmédico de la Policía bonaerense, Jorge Vidal. Además, hubo una absolución para Roberto Armando Félix, ex segundo jefe de la Brigada. 

Abuelas Plaza Mayo on Twitter


Además, los jueces impusieron 25 años de prisión al exagente de la Policía bonaerense Ricardo García; al exteniente primero Roberto Balmaceda; al exguardia Rubén Boan; al exjefe de la Brigada de Investigaciones de San Justo Alejandro Menichini y al excapitán de Artillería Jorge Di Pasquale.

Respecto al imputado exjefe de la Brigada de Investigaciones 1 de Morón-San Justo Roberto Félix, el Tribunal dispuso su absolución e inmediata libertad tras evaluar las fechas de su legajo, que no lo ubican cumpliendo funciones en esta Brigada.

Además, el Tribunal resolvió desafectar el edificio de la Brigada de San Justo y que se adopten medidas de preservación como sitio de memoria en el lugar donde funcionó el centro clandestino.