La ministra de Seguridad Patricia Bullrich defendió nuevamente el proyecto que prevé bajar la edad de imputabilidad a los 15 años, el cual consideró una “deuda pendiente” y afirmó que la incidencia de los menores en el delito es “importante”.

Además criticó a los organismos de derechos humanos. “Nunca se ponen del lado del policía asesinado, ni de la víctima”, exageró.

“Se pasó de un modelo basado en la exaltación del victimario a un modelo donde la sociedad y la victima están en el centro de las preocupaciones del Gobierno”, insistió la funcionaria. 

Para la titular de la cartera de seguridad durante el kirchnerismo “se había construido sobre las fuerzas de seguridad una imagen, en el que siempre eran los responsables y su actuación era cuestionada. Esto dejaba a la sociedad sola frente al delito ya que las fuerzas no sentían que cumplir con su deber tenía un reconocimiento”.

“La incidencia de menores en el delito es importante, pero lo más importante es que si sus actos no tienen consecuencias, luego de mayores conformarán un mundo de delito y muerte”, sostuvo.