La exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió las reiteradas visitas de los jueces de la Cámara Federal de Casación Penal Mariano Borinsky y Gustavo Hornos a la Quinta de Olivos durante el Gobierno de Mauricio Macri, que coincidieron con momentos en que adoptaron medidas judiciales sobre Cristina Kirchner. "Fueron absolutamente razonables", afirmó la actual jefa del PRO.

Bullrich argumentó que las visitas de jueces a Olivos "están totalmente justificadas" porque tanto Hornos como Borinsky "estaban trabajando en una comisión pública por la reforma del Código Penal".

Sin embargo, el propio Borinsky, integrante de la Cámara Federal de Casación Penal, admitió haber ido puntualmente a jugar al paddle. En total, el magistrado ingresó al menos 15 veces a la Residencia Presidencial de Olivos. Consultado meses atrás, reconoció las visitas pero dijo que no en todas las ocasiones fue a practicar deporte con Macri.

En el caso de Hornos, presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, además visitó en seis ocasiones a Macri en Casa Rosada y en otras dos ocasiones estuvo en Olivos con el entonces Presidente.