En una nueva entrevista televisiva, en la mesa que ahora conduce Juana Viale, la dirigente macrista Patricia Bullrich volvió a insistir con que "nunca fui Montoneros", en relación a la organización política de los años 70. Nadie le repreguntó. Sin embargo, Bullrich miente: no sólo militó en Montoneros sino que participó en acciones armadas. La verdadera historia. 

Bullrich fue un cuadro de Montoneros hasta 1979, cuando Galimberti, jefe político del grupo donde estaba Bullrich, lideró una ruptura con la organización. En 1977, la ex ministra macrista había partido al exilio. No sólo militó en esa organización sino que fue parte de la Columna Norte, uno de los grupos más arriesgados, responsables de múltiples acciones armadas. Galimberti fue el secretario militar de Columna Norte y era el cuñado de Bullrich. 

Durante su militancia clandestina (Montoneros pasó a la "ilegalidad" en 1975), el apodo de guerra de Bullrich fue "cali". Intervino en operaciones militares en varias oportunidades entre 1975 y 1977. 

"El 23  de enero de 1977, ya con un pie en partir al exilio, Galimberti quiso agotar el último cartucho de gelamón que le quedaba. A bordo de un Fiat 128 el “Loco”, “Cali” y el “Yuyo” se dirigieron hasta el chalet del Intendente de San Isidro, “Pepe” Noguer. Mientras los dos hombres la cubrían con las armas empuñadas, “Cali” cruzó en puntas de pie el jardin, para depositar en el porche la bomba, que tenía marcado un retardo de cinco minutos", contó el periodista Aldo Duzdevich en un artículo en Perfil.