La Asamblea Popular por los Derechos de las Personas en Situación de Calle denunció que el pasado sábado 4 de julio, una persona sin techo murió quemada en el bajo de la autopista de Virrey Cevallos, entre San Juan y Cochabamba.

"Cuestionamos todos los discursos fascistas que instalan que quienes están en situación de calle son los criminales por 'elegir' esta situación. Criminales son las consecuencias de gobiernos que llevan adelante políticas de hambre y muerte que dejan a miles de personas en situación de calle y aquellxs que realizan este tipo de atrocidades por intolerancia y fascismo", sostienen en un comunicado.

La autopsia pudo determinar que el cuerpo carbonizado pertenecía a una mujer, aunque aún no han podido identificarla. Las organizaciones que integran la Asamblea denunciaron el discurso que "desde las esferas gubernamentales y desde los medios de comunicación alienta conductas violentas como la que estamos denunciando."

“Estamos consternadxs, llenxs de bronca y dolor. Desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio hemos tenido que lamentar muchas pérdidas” agregaron desde la Asamblea Popular y detallaron cada vida que se perdió desde la cuarentena.

Y Responsabilizaron al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires “por cada una de estas muertes, que son consecuencia del abandono, la desidia, la falta de respuestas y de políticas públicas para todas las personas en situación de calle que se encuentran en plena pandemia a la intemperie, sin acceso al agua, sin posibilidades de alimentarse, sin poder controlar su salud y expuestxs a todo tipo de violencias”.

El siguiente es el relato de cada una de las personas que murieron en situación de calle desde el inicio de la cuarentena:

 “El 30 de mayo murió Agustín Lara, de 16 años, al caérsele encima un pedazo de mampostería mientras dormía en la calle. El 7 de junio fue Leonardo Macrino, quien sufría un padecimiento mental y fue desalojado enfermo de un hotel del barrio de Monserrat, y amaneció muerto sobre la vereda en la esquina de Luis Sáenz Peña y Chile. A los pocos días fue a Sergio a quien sus compañeros de ranchada encontraron sin vida, tenía 63 años y dormía en la esquina de México y Sánchez de Loria. El 27 de junio fue Dimitri, un señor de origen serbio que paraba en Av. Caseros y Lavardén, en el Barrio de Parque Patricios; fue trasladado por una ambulancia del SAME que llamaron sus vecinxs y falleció a las pocas horas en el Hospital Penna. El 3 de julio, Bernardo “Tuly” Micieli, de 66 años, quien había sido desalojado en plena pandemia del terreno ubicado en Melián y Vilela en el barrio de Saavedra, donde vivía, con lo que quedó en situación de calle y perdió su vida” relataron.