El cantante Andrés Calamaro hizo un chiste sobre Alberto Nisman, el fiscal fallecido en 2015, que causó revuelo en las redes sociales. "El baño no es gran cosa, pero tengo más espacio que Nisman", bromeó en Twitter. 

Ese comentario despertó todo tipo de críticas, que lejos de achicar a Calamaro, lo hicieron redoblar la apuesta. "Para el humor está todo permitido...", insistió. "Lo mismo que borrar mensajes... los borramos para tirar vuestros comentarios a la basura virtual. Y darles mas rabia", siguió. 

"Nisman es Netflix... El humor está permitido", continuó el ex cantante de Los Abuelos de la Nada. "Los atentados de AMIA y la Embajada de Israel fueron de trágica excepcionalidad, después de la Segunda Guerra Mundial no hubo atentados (contra el pueblo judío) más bestia que los de 1992 y 1994. Netflix estrenó un documental en episodios hace pocos días", agregó con mayor seriedad. 

"Una complicada trama de inteligencia y el poder judicial, la pista iraní, las investigaciones de Alberto asesorado por Jaime, derivaron en acontecimiento que llegaron a la pequeña pantalla. El muerto en la víspera. Es de público conocimiento", insistió. Luego, siguieron una cataratas de tuits, donde reivindicó su derecho a opinar con libertad sobre cualquier tema.