Para el intendente de General Rodríguez, el macrista Darío Kubar, hubo "sabotajes" en los medidores de gas de colegios de su municipio, a la vez que existe una "intencionalidad política" para impedir el normal funcionamiento de las clases.

La denuncia fue radicada por el secretario de Planificación de Obras, Infraestructura y Servicios Públicos del distrito, Marcelo Basilotta, en la Fiscalía N° 10 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez. En ella describe un supuesto "sabotaje" en la Escuela de Educación Media N°2, que pide que sea investigado por la justicia.

En declaraciones al medio LPO, explicó que hicieron la denuncia judicial a raíz del aviso del director de la escuela Nº 2, Antonio Freites, que contó que personal de la empresa Energy S. A (Ex Gas Natural Fenosa) se había presentado el lunes en ese establecimiento tras recibir una llamada anónima de pérdida de gas.

"Al hacer las revisiones pertinentes se comprueba que estaba desplazado casi 10 cm de su lugar el medidor correspondiente a la escuela, causal que llevaría al corte del suministro preventivamente con una colocación de un cepo", detalló. Además, contó que se encontraron daños en cuatro conexiones de cobre, que van desde cada artefacto hasta la cañería interna, y que faltaban seis manivelas de llave de paso de corte de gas.

Desde el FPV respondieron que la denuncia "no tiene sustento" y contraatacan con que al hacerla "lo único que logra el intendente es seguir poniéndose en contra a los vecinos.