Carla Vizzotti pidió "no dar falsas expectativas de que con la vacuna se resuelve todo". "No hay ninguna vacuna que elimine la circulación del virus", afirmó.

"Muy pronto vamos a estar cerca de las 40 millones de dosis, la primavera va a ser con mucho más alivio de lo que la gente hubiera pensado", dijo Vizzotti en declaraciones radiales.

Consultada sobre la variante Delta del SARS-Cov-2 la ministra de Salud aseguró que "todavía no tenemos predominancia de circulación". "Es mucho más transmisible pero es menor letalidad, el virus no busca eliminar su huésped sino infectarlo para poder reproducirse", agregó.

Vizzotti formuló estos conceptos en un reportaje con Radio 10 desde Inglaterra, a donde viajó junto a la asesora presidencial Cecilia Nicolini, en el marco del intercambio de experiencias sobre estrategias de vacunación contra el Covid-19 que Argentina viene llevando adelante con ese país.

La funcionaria contó sobre su viaje que pudo dialogar "con la persona que desarrolló la vacuna en la Universidad de Oxford", quien "tiene una humildad enorme" y "venía trabajando hace mucho" en vacunas contra los coronavirus, hecho que comparó con "los científicos de Gamaleia "que desarrollaron la vacuna rusa Sputnik V.

También sobre el Reino Unido destacó que "el número de internaciones es muchísimo más bajo" con muy poca gente en terapia intensiva en esta tercera ola y dijo que "en el día de mañana están planeando levantar las medidas de restricción y poner mucho foco en la responsabilidad individual de los cuidados "en esa país.

Entre esa medidas "el barbijo va a ser de uso optativo en lugares cerrados" y dijo que desde acá habrá que "ver cómo evoluciona" ese tema.

Por otro lado recordó que "no hay ninguna vacuna que impida la circulación del virus" sino que lo que hacen es "evitar las internaciones y las muertes". Y pidió "no dar falsas expectativas de que con la vacuna se resuelve todo".

En otro orden de temas, Vizzotti se refirió al inesperado debate mediático por la compra de penes de madera para las campañas de educación sexual integral. "Lo que mostró la polémica fue que necesitamos trabajar en la ESI", afirmó.

Fuente: Ámbito