El procurador del Tesoro, Carlos Zannini, aseguró que el Estado "sólo está interesado en los 300 millones de dólares que el Correo le debe al Estado argentino". Ayer, la Justicia determinó la quiebra de esa empresa que durante muchos años gestionó la familia de Mauricio Macri. Durante más de 20 años no pagó el canon ni la deuda contraída. 

“Está demostrado que Correo Argentino no vale nada, por eso nosotros vamos a pedir la extensión (de la quiebra). Estamos estudiando y vamos a ver qué es lo que hace el síndico, quien tiene tiempo hasta el 1 de noviembre para pronunciarse sobre la situación de los administradores y los controlantes (del Correo) y aconsejarle a la jueza la extensión de la quiebra a quienes han utilizado la figura jurídica de Correo Argentino”, enfatizó Zannini.

En declaraciones a El Destape Radio, el procurador aseguró: “Nosotros podemos pedir en cualquier momento la extensión (de la quiebra) pero ninguna de estas decisiones hay que acelerarlas. Si estuvieran vaciando SOCMA por ejemplo para no pagar, van a quedar rastros. Ya el riesgo de vaciamiento que hicieron con el Correo no lo van a poder seguir haciendo con otras empresas que tienen”.

Ayer, la jueza comercial Marta Cirulli decidió mandar a la quiebra a Correo Argentino SA, la empresa emblema de la familia de Mauricio Macri, y ordenar la entrega de sus bienes en 5 días. Macri habló de "venganza", sin embargo, se trata de una causa por la cual recibió denuncias en su momento de dirigentes que hoy lo acompañan como Patricia Bullrich y Elisa Carrió.