El sindicato que lidera Sergio Palazzo acordó este martes con las cámaras empresarias de la actividad una revisión de la negociación paritaria que le asegurará un incremento salarial de por lo menos el 45%, de acuerdo con lo adelantado por fuentes gremiales. Las partes acordaron además la actualización del 2,1% operada en enero sobre los haberes de 2020 y a su "base resultante" se le adicione una mejora del 43%.

De esa manera, el aumento que resulte al final de las negociaciones será de por lo menos el 45% en relación con los niveles del año pasado. De esta manera, el gremio se aseguró ganarle a la inflación que en los últimos doce meses estuvo en el orden del 40%. 

"Esto es producto de la pandemia, el trabajo en el sector sufrió una fuerte reformulación, tanto en incrementar el trabajo a distancia lo cual trae aparejado discusiones vinculadas a la necesaria desconexión digital, el pago de gastos, la improvisación de una oficina en tu casa entre otras cosas, así como también en los recaudos que hubo que tomar para evitar contagios y claramente en la disminución de la actividad como consecuencia de la caída de la actividad económica y el miedo lógico de la gente a contagiarse", aseguró Sergio Palazzo, secretario general de la Bancaria. 

En ese sentido, aseguró en diálogo con la prensa que "la patronal tuvo un comportamiento dispar", ya que "al principio algunos bancos actuaron con lentitud y fue él sindicato el que tuvo que proveerle a los trabajadores barbijos, máscaras y alcohol en gel". Los bancos son uno de los sectores con mayor rentabilidad del país. 

"Luego hubo una negación primaria a discutir un protocolo sanitario y acordarlo con el sindicato", indicó, aunque señaló que "después esas cuestiones se empezaron a corregir porque se firmó ese protocolo y con la segunda ola de contagios encima y gracias a la acción gremial, se logró acordar un protocolo sanitario reforzado y adaptado a la duplicidad de contagios que se produjo en el país y, lógicamente, en el sistema financiero".