"Mauricio me llamó ayer porque estaba preocupado. Le dije que el problema no era con él ni con Peña, sino con Monzó, que me ignora, es como que no me ve ni me escucha, una verdadera falta de respeto", aseguró la diputada Elisa Carrió en diálogo con el oficialista diario La Nación. De esta manera, volvió a agitar la grieta en Cambiemos. 

Las declaraciones de Carrió ocurrieron después de reunirse con el presidente Mauricio Macri, que ocurrió mientras la crisis económica no parece encontrar final. Hoy, el dólar rozó los 29 pesos y se especula que podría llegar a 34 antes de fin de año. 

Carrió volvió a instalar la idea de armar un bloque propio: "A lo mejor rompo el interbloque y armo un bloque yo sola así me dan la palabra", afirmó. Según ella, el presidente de la Cámara de Diputados, el macrista Emilio Monzó "la ignora y no la deja hablar". 

De fondo, está la bronca de Carrió por la derrota en el debate sobre la legalización del aborto. La diputada, vinculada a los sectores reaccionarios de la iglesia, votó en contra del proyecto que logró media sanción en la Cámara Baja. "Sé que las mujeres mueren por un aborto clandestino, pero igual voto en contra", dijo antes de la histórica sesión.