Elisa Carrió cruzó al expresidente Mauricio Macri por haberse vacunado en Miami, a pesar de que había dicho que no pensaba hacerlo hasta "que se vacune el último de los argentinos". Mintió y Carrió no se la dejó pasar. 

“Si fui una líder de convicciones y de principios, no me puedo ir a vacunar a Miami. ¿Está claro? Yo sostuve. Vivo como digo que vivo. Líder se nace, no se hace. Ahora, los liderazgos sí se pueden destruir. Y esa es una advertencia a todos. Un líder tiene que sostener su liderazgo", enfatizó Carrió.

Y siguió: "Vos sostenés el liderazgo en tanto sos lo que decís que sos. No podés vender un liderazgo y después tener dos o tres caras. Se pueden ganar elecciones, pero otra cosa son los liderazgos. Alfonsín bajó de la Presidencia y seguía teniendo liderazgo. Yo no soy nada. Soy Lilita, no tengo cargo y tengo que trabajar para vivir".

Elisa también le respondió a los trolls que en redes sociales la pusieron como "líder de Tibiemos": "Yo de blanda o paloma no tengo nada, sé cuándo sostener y cuándo criticar”.

Enseguida, Carrió también le tiró palos a Patricia Bullrich: "A veces, hay que poder parar. Pero es un problema de los tiempos de la política. Yo la quiero mucho. Ella viene acá y hablamos. Yo estoy buscando la unidad de la coalición, no busco la interna. Macri tiene otra posición: dice que vayan a internas todos contra todos. Yo creo que no es el momento", precisó.