Elisa Carrió no le pierde pisada a los acontecimientos políticos del momento, y fiel a su estilo combativo y denunciador, la dirigente retomó sus críticas hacia buena parte de la política argentina e incluso arremetió contra la vacuna desarrollada en Rusia.

"La inteligencia rusa está directamente ligada a Cristina Kirchner. No se pongan la vacuna rusa. No se pongan ninguna vacuna que no venga de un país democrático, que no venga con todas las seguridades, la de Rusia no pasa esos controles", dijo sobre la vacuna Sputnik V.

Por otro lado, Carrió ponderó como persona a María Eugenia Bielsa, quien renunció a su cargo hace unos días, y puso en duda las versiones oficiales de su salida del Gobierno nacional: “Debe ser la mujer más decente y brillante que tiene la provincia de Santa Fe. Seguro que no se prestó a ninguna coima. Ahí se metió el negocio de los intendentes y de la obra pública”. Por el contrario, criticó duramente a su sucesor, el ultrakirchnerista Jorge Ferraresi, a quien calificó de “fanático kirchnerista con muchos problemas vinculados a la mafia policial, es un hombre de lo peor”.

“Todos me usaron, porque piensan que soy una gorda para ser usada, que en tiempos no electorales estoy equivocada y en tiempos electorales me convierto en la reserva moral de la Nación. Por eso, yo dependo del amor de una sociedad, de mi conciencia y de Dios”, arremetió en alusión a cómo la veían dentro del gobierno de Cambiemos.

También hizo referencia a la nueva fórmula jubilatoria que impulsa el Ejecutivo nacional y que es muy criticada por considerarse un ‘ajuste’ hacia los jubilados y pensionados: “Nuestra fórmula si bien es cierto que le quitaba un poco para atrás, garantizaba la actualización por poder adquisitivo e inflación, lo cual era la garantía final del sistema jubilatorio. Ahora vuelven a la discrecionalidad para vaciar las cajas jubilatorias”.

Carrió sostuvo su posición para que Rafecas sea designado Procurador General de la Nación, lo cual hizo mucho ruido en el interior de Juntos por el Cambio. Tras recordar que ella misma había pedido un juicio político al juez federal por su intervención en la causa del pacto con Irán, la dirigente política reconoció que Rafecas “es una buena persona que ha hecho una gran carrera universitaria y no es un militante; por eso, se está jugando su prestigio y no creo que sea el mal menor, por el contrario”.

Fuente: MDZ