Envalentonado por la victoria en las PASO, el macrismo quiere ir por todo: menos derechos para la gente y más ganancia para las empresas. A las voces de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal se sumó la de Elisa Carrió, quien también pidió "terminar con la indemnización" por despido. Además, con prosa que recordó a Domingo Cavallo, pidió bajar las cargas sociales. Recetas que ya se usaron y terminaron mal. 

"Lilita" estuvo en el sur para mostrar su apoyo al candidato local de Juntos por el Cambio. Allí rechazó las indemnizaciones por despidos, con énfasis "en las Pymes", y hasta confesó en ánimos de ejemplificar que echó en plena pandemia a dos empleadas domésticas, a las que les tuvo que pagar "una fortuna" por la compensación doble que rige por decreto nacional.

“La revolución impositiva en la Argentina es parte de esta revolución republicana que empezó con el campo por la cuestión impositiva de las retenciones. Hay que simplificar impuestos, discriminar entre Nación, Provincia y Municipios, hay que bajar impuestos y tener programas sociales y universales como el ingreso ciudadano. Y hay que terminar con la indemnización”, dijo la ex diputada según publicó Infobae. 

En la misma línea, como se ve en un fragmento de video de la actividad, sostuvo que "la prohibición del despido con doble indemnización impide el trabajo". En Brasil, una reforma laboral llevada adelante por la ultraderecha no creó el empleo, sino que lo destruyó. ¿De qué modelo hablan? Volvió el macrismo de siempre.