Con el anuncio que puso a Miguel Pichetto como miembro de la fórmula presidencial macrista, uno de los bloques de senadores peronistas quedó huérfano. Rápido de reflejos, Alberto Fernández buscará acercar posiciones entre esos legisladores y el espacio justicialista que conduce Cristina Fernández de Kirchner.   

El bloque de Alternativa Federal, que hasta ayer lideraba Pichetto - no sin problemas - cuenta con 22 senadores. El del Frente para la Victoria, con 9. Si se agrupan, podrían llegar a 31, a lo que habría que sumarle a los 2 senadores por Tucumán. De confirmarse esos movimientos, el peronismo kirchnerista quedaría con 33 senadores sobre 72. Sería un golpe político muy contundente de respaldo a Alberto Fernández.