"La persecución política contra militantes y dirigentes de la experiencia kirchnerista persiste en la Argentina a pesar del triunfo popular en las últimas elecciones. Estamos en presencia de una guerra que se despliega a través de medidas judiciales, fabricación de noticias que manipulan la opinión pública y el intento de crear un clima de odio e intolerancia en la población".

Con esas palabras, personalidades destacadas de la política, los derechos humanos y la cultura de Argentina y diferentes partes del mundo firmaron una solicitada para pedir la libertad de Amado Boudou, que se encuentra detenido en una escandalosa causa que incluyó el pago de millones de pesos a un arrepentido para que lo incriminara. 

La carta abierta lleva las firmas de, entre otros, siete expresidentes (Lula, Correa y Evo, entre otros), un juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, excancilleres de la región, exministros de Brasil, la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, el líder del Movimiento Sin Tierra de Brasil, la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia, el Secretario General de La Cámpora, diputados, la intendenta de Quilmes, periodistas, artistas, intelectuales.  

"Es una guerra que, según se va esclareciendo, floreció durante el gobierno de Mauricio Macri bajo la supervisión de varios de sus funcionarios principales, incluido el propio presidente. Medios de comunicación monopólicos y segmentos corrompidos del poder judicial han generado una estrategia común que envenena la atmósfera política", agregaron. 

Y remarcaron: "Lo que ahora está ocurriendo con Amado Boudou, es la forma final lograda por una agresiva y virulenta coalición formada por todo tipo de especialistas en la descalificación y destrucción de las experiencias democráticas y populares de Gobierno. Es lo que en la región conocemos como la “guerra judicial”, que hoy es el arma principal de desestabilización de la democracia. La persona de Boudou fue elegida para descargar un castigo ejemplar contra quienes se atreven a enfrentar los injustos privilegios de los que disfruta una facción local históricamente privilegiada, en sociedad con grandes corporaciones locales y extranjeras".