Honestidad brutal: el Grupo Clarín salió con un editorial más sincero que nunca al conocerse que la vacuna Sputnik tiene una efectividad del 91%. "El problema no es la vacuna, el problema es el gobierno", aseguró el editorialista Eduardo Van Der Kooy. 

Ocurre que Clarín debió recular luego de conocerse que la prestigiosa revista científica "The Lancet", que aseguró que la vacuna rusa es la más eficaz del mundo. 

Clarín fue parte de una monumental operación mediática y política contra la Sputnik que incluyó a otros grandes medios y a la oposición macrista. Dirigentes de Cambiemos llegaron a objetar que no podía comprarse una vacuna proveniente "de un país comunista". 

Como se sabe, Argentina compró 20 millones de dosis a la Federación Rusa que están llegando gradualmente desde diciembre del año pasado. Se espera vacunar a una parte importante de la población en los próximos tres meses. Debería ser una gran noticia pero para Clarín es un problema: "The Lancet respaldo la vacuna rusa y el kirchnerismo festejó". ¿El kirchnerismo? ¿No deberían festejar todos los argentinso?

Ahora, Van Der Kooy mostró su faceta más honesta, como Julio Blank, cuando alguna vez reconoció que Clarín hizo "periodismo de guerra" contra el kirchnerismo. El problema no es la vacuna rusa. El problema de fondo es que Clarín y su dueño, Héctor Magnetto, no quieren que gobierne el kirchnerismo. Y están dispuesto a ir a la guerra para evitarlo.