El Grupo Clarín sigue enojado porque el Gobierno de Alberto Fernández empezó a vacunar contra el coronavirus. En una primera etapa se vacunaron a 300 mil personas. En enero y febrero, se espera alcanzar a los 5 millones de argentinos. Debería ser una noticia conmovedora, pero no lo es para el medio que conduce el oscuro empresario Héctor Magnetto. 

"Argentina reportó 317 casos adversos en los vacunados con la Sputnik V", aseguró Clarín, intentando generar alarma contra la vacuna Sputnik V, proveniente de Rusia. 

"Con cierta desconfianza por la falta de difusión pública de la información científica de la vacuna rusa, Sputnik V, Argentina aplicó la primera dosis, que se deberá completar a partir de los 21 días con el segundo componente", describió el portal. Clarín sabe (o creer saber) que una vacunación exitosa significará un triunfo del peronismo en las elecciones de medio término, algo que quiere evitar aunque eso incluya perjudicar una campaña de vacunación que puede salvar vidas. 

Lo que Clarín no contó es que esos 317 casos representan el 1% de los 30 mil vacunados, una cifra muy baja y esperable de casos con algunos efectos. Además, los vacunados presentaron síntomas también esperables y nada graves, como fiebre por unas horas o dolor de cabeza. Los especialistas destacaron que esos síntomas también pueden aparecer con otras vacunas incluidas en el calendario oficial de vacunación. 

"El 99,3% de los eventos reportados fueron leves y moderados, que no requirieron hospitalización y evolucionaron con recuperación completa", destacó por otra parte un informe oficial.