El editorialista del diario Clarín Ricardo Roa salió en defensa de los jugadores de Los Pumas que fueron separados luego de que se conocieran mensajes públicos xenófobos, racistas, homofóbicos y muy violentos. Los mensajes fueron escritos hace unos años. 

Se trata de los jugadores de la selección nacional de rugby argentino Pablo Matera Guido Petti y Santiago Socino, quienes hace 8 años publicaron tuits muy violentos. "Lindo día para pisar negros", escribió Matera, por ejemplo. Nunca borró ese mensaje. 

"Acaban de aplicarle la política de prontuario a tres jugadores por cosas que tuitearon cuando eran adolescentes y no borraron", escribió Roa. 

Y buscó justificarlo en nombre de la sociedad: "Expresan algo que trasciende al rugby: el racismo y el sesgo discriminatorio están más extendidos en la sociedad de lo que habitualmente se quiere reconocer", sostiene la nota. 

Luego, Roa explicó, de modo insólito, a qué se debió la publicación de esos tuits: "venganza de maradonianos", "interna de rugbiers" u "operación del gobierno". Por supuesto, no mostró una sola prueba que justificara esos dichos.