Tras varios días de especulaciones, este jueves el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, despidió a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, con quien protagonizó varios idas y vueltas por la gestión contra el coronavirus. El cargo ahora será desempeñado por el oncólogo Nelson Teich.

Mandetta quería que Brasil tuviera una estrategia más agresiva contra la pandemia, a contramano de Bolsonaro, que quiere que la actividad siga como si nada. De hecho, el funcionario veía con buenos ojos las decisiones de los mandatarios provinciales, que decidieron endurercer las cuarentenas en sus territorios, sin importar lo ordenado de Bolsonaro. 

“Acabo de escuchar del Presidente Jair Bolsonaro el anuncio de mi destitución del Ministerio de Salud. Quiero agradecer la oportunidad que se me ha dado, de ser el gerente de nuestro SUS, de poner en marcha el proyecto para mejorar la salud de los brasileños y planificar el enfrentamiento de la pandemia de coronavirus, el gran desafío que nuestro sistema de salud aún debe enfrentar”, escribió el ahora ex ministro de Salud.

Mientras, el coronavirus sigue haciendo estragos en Brasil, donde ya murieron 2000 mil personas y se infectaron 30 mil. Solo San Pablo tiene cifras muchos peores que la Argentina. Colapso.