El gobierno nacional confirmó que este mes enviará a la Cámara de Diputados el Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y que será tratado en sesiones extraordinarias durante el verano. La votación está dividida y el oficialismo ya comenzó a desplegar su estrategia parlamentaria para lograr finalmente la aprobación del aborto legal.

En Diputados:

En la Cámara Baja el número, a primera vista, acompaña el expediente que garantiza la ampliación de derechos para las personas gestantes y da respuesta a un problema de salud pública como es el aborto clandestino.

El primer recuento de votos arroja 123 votos a favor y 112 en contra. Una votación un tanto holgada, pero aún quedan 20 indecisos que serán claves para darle fuerza a la Ley y solo dos abstenciones. El escenario en el recinto de Diputados es propicio para obtener media sanción y que el proyecto se debata en el Senado.

En el Senado

En la cámara alta, el panorama es un tanto más complejo ya que a primera vista, los números no acompañan. Es donde mayor resistencia legislativa existe y se corre el riesgo que una vez más un puñado de senadores le prohíban a las personas gestantes y a las mujeres a decidir sobre su cuerpo y acceder a una interrupción del embarazo de forma segura.

Hasta el momento, 34 senadores votarían a favor y 35 en contra. No obstante, existe tres legisladores indecisos y que serán claves. Además, el papel de la presidenta del Senado, Cristina Kirchner, será importante para tejer una estrategia legislativa que le de la aprobación al proyecto de Ley.

La ventaja que cuenta el expediente, sin embargo, es que es enviado por el Ejecutivo nacional, lo cual, le da cierto aval y fuerza a la hora de debatir. También, otro dato no menor es que si llega a haber empate en alguna de las dos cámaras, quien desempata es el presidente o presidenta del recinto, en este caso Sergio Massa en Diputados y Cristina Kirchner en Senadores, por ende, votarán a favor.

El panorama es alentador para que este año o a principio del 2021 el aborto sea legal y el Estado de una respuesta a una problemática de salud pública. En 2018, el proyecto quedó trunco en la Cámara de Senadores por 38 votos en contra.

Fuente: El Destape