Mientras se evalúa tratar un impuesto extraordinario sobre las grandes riqueza, sigue el debate sobre cuánto podría representar ese tributo para las arcas públicas y su desafío de enfrentar la pandemia del coronavirus. 

Por ejemplo, se calcula que la familia del expresidente Mauricio Macri tiene, declarado, 540 millones de dólares. El 1% da 5 millones de dólares: con ese valor, se podrían adquirir 450 respiradores, que hacen tanta falta en el sistema sanitario público. 

Sin embargo, sectores de la oposición, liderados justamente por Mauricio Macri, no quieren saber nada con un impuesto a los ricos. "No está en nuestra filosofía", dijo Patricia Bullrich, que, se sabe, habla nombre del ex mandatario. 

Solo en 2016, cuando Macri habilitó una moratoria para aquellos que habían evadidos impuestos, su hermano blanqueó 600 millones de pesos. ¿No sería justo un impuesto sobre esa fortuna, que durante mucho tiempo evadió el pago de impuestos?