El Congreso empezará a debatir un impuesto a los más ricos que cuenta con el apoyo del peronismo y la oposición del macrismo y la izquierda. Gravaría por única vez a casi 10 mil personas y podría recaudar 3000 millones de dólares. 

Con esos ingresos, el Estado podría pagar hasta tres meses el programa "Ingreso Familiar de Emergencia", que beneficia a 9 millones de personas. Así surge de un trabajo de la Universidad de Avellaneda. 

"Las consecuencias del programa económico ejecutado en el cuatrienio gobernado por la alianza Cambiemos han significado para la sociedad argentina un deterioro de todos los indicadores económicos y sociales. A la crisis existente se le añadió la irrupción de la pandemia del coronavirus. En aras de ordenar las cuentas fiscales en un contexto de negociación de la deuda y con un criterio distributivo, atendiendo que los sectores de menores ingresos son quienes primero se resienten por estos fenómenos, se abrió la posibilidad de efectuar, por única vez, un impuesto a la riqueza", analizó la universidad pública.  

La UNDAV también calculó qué otras erogaciones podrían realizarse con el "aporte extraordinario" que el Congreso empezará a debatir esta semana. Por ejemplo, equivaldría a 5622 hospitales modulares o al pago mensual de todas las jubilaciones. Sin dudas, un alivio para las finanzas públicas.