Con el ex presidente Mauricio Macri alejado de la escena pública, recomendación acercada por su círculo más cercano y que sigue al pie de la letra, la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quiere expandir su influencia y referencia dentro de su espacio. Para ello, comenzó una serie de encuentros virtuales con dirigentes de provincias del Interior del país.

Tras la abrumadora derrota frente a Axel Kicillof, Vidal mantuvo un perfil bajo, que incluyó un viaje a París con el periodista Enrique Sacco, y eligió una estrategia de “anti grieta” para diferenciarse del ala dura del PRO, que representa la ex Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a quien Macri le dio un categórico respaldo con la presidencia del PRO.

Para medir fuerzas con Bullrich, la ex gobernadora organizó en las últimas semanas una serie de encuentros virtuales con legisladores y dirigentes de Juntos por el Cambio. Eligió territorios por fuera de su ámbito de influencia y donde Cambiemos obtuvo buenos números en las últimas elecciones que ganó el actual presidente Alberto Fernández.

Primero fue el turno de Santa Fe, el tercer distrito más grande del país en términos electorales. Organizado por su ex Ministro de Seguridad y actual diputado nacional, Cristian Ritondo, María Eugenia Vidal dialogó por Zoom con dirigentes de esa provincia y la bajada de línea fue clara: “Hay que ampliar las bases de representación para no convertirnos en un partido de minorías”.

El tiro por elevación de la ex gobernadora apunta al ala dura del PRO, con Patricia Bulrrich a la cabeza, la dirigente que impulsa una línea confrontativa al actual gobierno y con sus polémicas declaraciones busca conservar el núcleo duro del electorado “anti peronista”.

En su segundo encuentro virtual, también con Ritondo como moderador, la gobernadora dialogó con dirigentes de Córdoba, la única provincia del país que acompañó a Cambiemos en las últimas elecciones. Durante la charla, Vidal dejó varias definiciones que marcan una diferencia con el ex presidente Mauricio Macri.

“Sin preguntar quién encajó el carro, si fue ayer, si fue hace un mes, si hay uno que mira y no ayuda, estoy para empujar el carro" afirmó la ex mandataria bonaerense, según afirma el diario Perfil. Y ante la consulta de una militante cordobesa, respondió: “No me arrepiento de haber hecho muchas cosas bien, aunque políticamente no fueran redituables".

En línea con el perfil dialoguista del Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal está convencida de que el camino para que su espacio sea competitivo en términos electoral difiere con la estrategia del ala dura del PRO. Con Macri en silencio y sin la responsabilidad de la gestión, la ex gobernadora avanza casilleros para encabezar la lista de la oposición en las elecciones de medio término, aunque ello implique una fuerte interna en su espacio.